22/01/2008

en Zaragoza Jesús Caldera entrega la medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Adelina Jiménez y María de Ávila

  • Icono de Facebook

Este galardón tiene como objetivo premiar y destacar el mérito de una conducta socialmente útil y ejemplar en el desempeño de los deberes que impone el ejercicio de cualquier trabajo, profesión o servicio

21 ene 08.- El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha impuesto la Medalla al Mérito en el Trabajo, en su categoría de Oro, a Adelina Jiménez y María Dolores Gómez de Ávila.

Ambas fueron galardonadas por el Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, el pasado diciembre, junto con otras 32 personas. Este galardón tiene como objetivo premiar y destacar el mérito de una conducta socialmente útil y ejemplar en el desempeño de los deberes que impone el ejercicio de cualquier trabajo, profesión o servicio. En la edición de este año están representadas todas las comunidades autónomas. Las medallas se han otorgado a: 7 empresarios, 1 líder social, 9 educadores y académicos, 2 profesionales superiores, 9 trabajadores y 6 trabajadoras de la cultura y el arte.

Adelina Jiménez nació en Ayerbe (Huesca) en 1945. Después de cursar estudios de profesorado, con 21 años, se convirtió en la primera maestra gitana de España, consiguiendo plaza fija mediante oposición. Durante 34 años ha ejercido la enseñanza a través de una labor implicada en la lucha a favor de la integración igualitaria de las mujeres gitanas.

María Dolores Gómez de Ávila "María de Ávila" aunque catalana de nacimiento (Barcelona, 1920), la mayor parte de su vida ha transcurrido en Zaragoza, primero como bailarina y más tarde como maestra. A los diez años comenzó sus estudios de danza clásica y española. Inició su carrera profesional en el cuerpo de baile del Liceo y ascendió a primera bailarina en 1939. Fue bailarina estrella de la Compañía Española de Ballets y de los Ballets de Barcelona. En 1948 se casó con el ingeniero zaragozano José María García Gil y abandonó el mundo de los escenarios. Tras unos primeros años entregada por entero a su familia, retomó su vocación por la danza, aunque esta vez vinculada a la pedagogía de este arte. En 1954 abrió su prestigioso estudio de danza clásica por el han pasado figuras como: Víctor Ullate, Arantxa Argüelles, Amaya Iglesias y Trinidad Sevillano. En 1982, fundó y dirigió el recién desaparecido Ballet de Zaragoza, y siete años más tarde presentó en Segovia el Joven Ballet María de Ávila. También fue directora de las dos compañías nacionales de danza (Ballet Clásico Nacional y el Ballet Español) de 1983 a 1986. Entre los galardones que le han sido otorgados destacan la Medalla de Oro de las Bellas Artes y la de la ciudad de Zaragoza.

Versión 3.1.1 - © Ministerio de Empleo y Seguridad Social